3 mins 12 meses

Luego de su reciente expulsión de la Secretaría de Administración de la Corte Suprema, Héctor Marchi dio el presente en la Comisión de Juicio Política y prendió el ventilador. Fue una expresión cabal y explosiva de la interna que atraviesa la Corte Suprema desde que comenzó la investigación en la Cámara de Diputados. 

Primero, acusó al vocero de Horacio Rosatti, Silvio Robles, de amenazarlo a él y otros funcionarios judiciales: «Decía que iban a terminar en Siberia», lanzó. 

También le tiró el fardo de la responsabilidad de las irregularidades que ocurrían en la Obra Social del Poder Judicial (OSPJ) a Juan Carlos Maqueda, quien funcionó como supervisor de la OSPJ durante 15 años. «El doctor Maqueda no sólo supervisaba sino que estaba al tanto de todos los actos que se llevaban a cabo. Nada se hacía sin su autorización«, afirmó el hombre ahora exadministrador de la Corte y hombre de confianza de Ricardo Lorenzetti, en un mensaje directo a la carta enviada por Rosatti, Maqueda y Carlos Rosenkrantz en la que aseguraron que la OSPJ dependía de la Secretaría de Administración, es decir: de Marchi. 

El Frente de Todos no podía ocultar su entusiasmo: Marchi pronunció el testimonio más potente que se escuchó desde que comenzó el juicio político a los jueces de la Corte.

El exadministrador de la Corte durante más de 15 años se sentó con tranquilidad en la silla ubicada al lado de la presidenta de la comisión, Carolina Gaillard, pidió la palabra antes de que comenzaran las preguntas y arremetió: «Quiero aclarar una cosa porque desde que comenzó este juicio político se produjeron muchos hechos referidos a mi persona, no solo a dividir la Secretaría General de Administración, sino a un traslado que considero que es una sanción encubierta en donde incluye a todas las personas que hemos trabajado en la auditoría de la Obra Social. Yo he sufrido seguimientos, hay amenazas contra funcionarios que han colaborado conmigo. Son cosas que generan presión pero no me impiden venir y contar la verdad». 

Marchi había sido desplazado de su cargo el jueves pasado en una acordada firmada por la mayoría Rosatti-Rosenkrantz-Maqueda bajo el argumento de una «reestructuración» de la propia Secretaría. Marchi, en cambio, fue tajante: dijo que lo sancionaron por las auditorías realizadas a la Obra Social y que daban cuenta de los desmanejos.

FUENTE> P12.COM.AR

Compartir: