8 mins 12 meses

Los tiempos corren y el Partido Justicialista debe comenzar a definir sus alianzas electorales que, según el calendario para este año, vence el 14 de junio y diez días después debe anotar, nada más y nada menos que las candidaturas. En esa línea de tiempo, el presidente Alberto Fernández convocó para este viernes a una reunión del Consejo Nacional del peronismo que es el espacio donde deben alcanzarse los consensos necesarios para luego convocar al Congreso del PJ, la mesa que autoriza las alianzas. Si bien son cuestiones formales, lo cierto es que todo sabe a complicación mientras no se logre ordenar políticamente el espacio de cara a los comicios. Más allá que desde los distintos sectores del FDT –centralmente desde el kirchnerismo– piden con insistencia que Alberto Fernández defina qué hará con su candidatura y que lo anuncie en el corto plazo, cerca del mandatario aseguran que la reunión del consejo del PJ no sería «el ámbito correspondiente», para hacer un anuncio de ese tipo. Es más, adelantan que esa definición seguirá siendo postergada.

En la reunión de la mesa máxima del partido, según asegura un congresal del PJ, «se deberán acordar las reglas del juego y cómo tiene que ser la elección del candidato a presidente del peronismo para estas elecciones». Además destacó la necesidad de llegar a esa instancia con acuerdos básicos entre todos los sectores del peronismo que estarán ese día representados, algo que por ahora no pareciera ocurrir. «El Congreso es el único que puede resolver cómo se elige candidato a presidente.Si el Consejo dice que vamos a ir a una interna abierta o cerrada lo tiene que definir el Congreso», explicaron. Sobre el horario del cónclave algunos consejales habían solicitado que fuera en la mañana, para poder volver a sus provincias. Pero ya hay un horario. Los esperan a las 17. Algunos participarán vía Zoom y el resto de manera presencial. El Congreso partidario es presidido por el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, y está conformado por más de 900 los integrantes. A diferencia del consejo donde son apenas 74. La convocatoria al Congreso la debe hacer Insfrán por pedido del Consejo y en esa línea será la reunión de este viernes. Es decir, se tratarán de resolver formalismos.

Luego de la reunión de la mesa política que hubo en febrero en la sede del PJ de la calle Matheu, quedó activa en el oficialismo una especie de «mesa chica», encabezada por el vicejefe de gabinete, Juan Manuel Olmos, el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro; el jefe de gabinete, Agustín Rossi y el canciller Santiago Cafiero, entre otros. Allí se intenta avanzar en ciertas cuestiones operativas y formales, pero no se trata de una mesa de diálogo o donde se tomen definiciones políticas. Para eso, dicen desde todos los sectores, es necesario que se reúnan el Presidente, la Vicepresidenta y el ministro de Economía, Sergio Massa. Esto es, los representantes de las tres patas principales del Frente de Todos. Por ahora, no hay señales de que eso vaya a ocurrir. La semana pasada hubo una reunión entre Cafiero y De Pedro también con el objetivo de intentar llevar adelante un «código de convivencia». Se está intentado trabajar en eso.

Wado de Pedro, que asiste a las reuniones de esa «mesa chica», aclaró que «ese espacio sigue con las cuestiones formales tienen el frente y el PJ, pero a nosotros no se nos convocó más para poder discutir y tratar de encontrar una propuesta superadora». El ministro del Interior, que responde a la vicepresidenta, agregó que desde el sector que él representa, ante la falta de convocatoria al diálogo político por parte del Presidente todo pareciera indicar que en agosto habrá más de una lista en las PASO del oficialismo. Insiste en que esa fue la decisión de Fernández. «Nos parece bien que ahí se pueda discutir y ofrecer a la sociedad una alternativa concreta y real al gobierno que tenemos hoy», dijo en declaraciones televisivas. «Por más que se esté hablando con Olmos no significa que se hable políticamente», dicen desde ese espacio del oficialismo. Otro sector del kirchnerismo, mientras tanto, insiste con el operativo clamor para que la candidata sea la vicepresidenta. De hecho este lunes hubo una nueva reunión de la mesa de Ensenada, que organizó, entre otros, el acto del jueves pasado en la Plaza Lavalle, frente a Tribunales. El próximo paso en esa línea será el plenario de Luche y Vuelve en el estadio de Ferro, en Capital Federal.

En el entorno del Presidente le piden a Fernández que se reúna con la vicepresidenta y que, en todo caso, el mecanismo para llevar eso adelante sea igual al que repitieron en otras ocasiones: primero un encuentro entre ellos dos y luego otro de los dos con Massa. Pero no hay respuesta. Aseguran que en este momento «hay un tacticismo extremo, pero no hay estrategia». Al no haber diálogo, lo que prima en el oficialismo son movimientos de acción y reacción. Por ejemplo, había un principio de acuerdo implícito para que el candidato de unidad en provincia sea Axel Kicillof, pero desde La Cámpora salieron a decir que los que quieran competir con ellos «armen sus propias listas». Desde el otro sector del Frente de Todos, entonces, amagan con la posible candidatura de Victoria Tolosa Paz en ese territorio, lo cuál podría sacarle un porcentaje de votos pequeño, pero clave, para lograr el triunfo del actual gobernador. «Nadie estaba pensando en hacer eso, pero salen a declarar cualquier cosa y eso genera ruido», dicen cerca de Fernández y diferencian algunas posturas de La Cámpora con las de Cristina para marcar que en el kirchnerismo tampoco hay un mensaje claro o una estrategia definida para la que actúen en bloque todos los sectores de ese espacio. Las PASO solas no ordenarán la política. En eso están de acuerdo todos los sectores del FdT.

Cerca de la vicepresidenta, mientras tanto, siguen molestos con la no definición de Fernández y consideran que su indecisión complica la situación del FdT aunque admiten que en este momento hay algunas señales por parte del mandatario de «descompresión», en las conversaciones subterráneas. Consideran que es el mandatario el que tiene que pedir hablar con la vicepresidenta y que si busca gobernabilidad por fuera del respaldo de CFK y Massa «se equivoca», porque ellos son los que hoy por hoy sostienen el gobierno y que eso «lo van a seguir garantizando».

FUENTE> P12.COM.AR

Compartir: